LA VILLA IMPERIAL DE POTOSÍ

Conocida por la plata de su famoso Cerro Rico, la Villa Imperial de Potosí es una de las ciudades más importantes de Bolivia, gracias a la riqueza minera de la zona, que lleva explotándose desde época precolombina.

Con la llegada de los españoles se funda la ciudad de Potosí en 1545, y en menos de 100 años su población supera los 150.000 habitantes. La intensa explotación de las minas de plata del Cerro Rico, además de atraer a muchísima gente, permite que sus calles y plazas luzcan los mejores monumentos barrocos del país. Por ello es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. A mi me parece una visita muy interesante, especialmente para los amantes de la historia y la arquitectura colonial.




CÓMO LLEGAR A LA VILLA IMPERIAL DE POTOSÍ:

Lo más común es llegar por carretera a su moderna terminal de buses. Tiene buenas conexiones con las grandes ciudades de Bolivia, y también con el norte de Argentina, y Chile.

Muchos viajeros aprovechan su visita al Salar de Uyuni para hacer una parada en Potosí y conocer su historia y sus monumentos. Yo llegué desde Uyuni en un trayecto en bus de más de 3 horas.

También se puede llegar en avión al aeropuerto Capitán Nicolás Rojas desde Cochabamba, La Paz y Santa Cruz. Se está construyendo un aeropuerto internacional que se espera inaugurar en 2022.

Tormenta sobre Potosí desde una de las torres de la catedral

CUANDO IR A POTOSÍ:

En el verano austral la temperatura es más cálida, pero es época de lluvias. Los meses de octubre, noviembre y abril hay menos lluvias y los días no son fríos. Los inviernos en Potosí son duros, sin precipitaciones, pero con temperaturas por debajo de los 0º.

Un dato a tener muy en cuenta si viajas a Potosí es que la ciudad se encuentra a casi 4000 msnm, por lo que es muy común sufrir “mal de altura”. Por eso es mejor aclimatarse si es posible, y el primer día no hacer ningún esfuerzo físico. Mucha gente sufre dolor de cabeza o se siente mareado el primer día.

Fachada de la Casa de la Moneda por la noche

QUÉ VER Y QUÉ HACER EN POTOSÍ:

Potosí tiene un patrimonio arquitectónico increible gracias a la riqueza de la mina del Cerro Rico. Con la llegada de los españoles se fundó la ciudad, y rápidamente comenzaron a construirse iglesias y casas palaciegas. Durante el barroco se construyeron los mejores edificios de la ciudad, entre ellos el Convento de San Francisco, La Casa de la Moneda, la Catedral, la iglesia de la Merced o la Torre de la Compañía, entre otros. Pero vamos por partes comenzando por lo primero en importancia

Vista del Cerro Rico al anochecer

El Cerro Rico:

Sin la plata que escondían sus entrañas no existiría la ciudad de Potosí. Su imponente silueta de 4800 metros de altura vigilan cada rincón de la ciudad. Actualmente todavía hay minas extrayendo mineral.

Recomiendo visitar una de esas minas para conocer las condiciones en que trabajan los mineros, y mucho peor: imaginarse cómo trabajaron los esclavos durante siglos.

Yo visité la mina “Primero de Abril”, una pequeña cooperativa con pocos mineros. Fui con un guía y un grupo de unas 12 personas. Antes de entrar nos explicaron cómo utilizan la dinamita. El alcohol 96º algunas mineros lo beben, y la hoja de coca sirve para soportar las duras condiciones.

Al llegar a la bocamina una chica vió el agujero de acceso y no quiso entrar. Las condiciones de trabajo y seguridad son precarias. Y para colmo a los pocos minutos hubo una terrible explosión en la zona donde el grupo de visitantes nos encontrábamos. Hubo gritos, empujones y confusión. Se vivieron momentos de pánico, y yo llegué a pensar que podíamos morir allí dentro.

Por suerte no pasó nada grave. Un tubo neumático había reventado y además del ruido, llenó todo de polvo y tardamos varios minutos en recuperar la visibilidad. La visita continuó con miedo, en completo silencio. Visitamos galerias muy estrechas, en algunas apenas entra una persona, y una galería que usan para hacer ofrendas, donde está el Tío de la mina, una especie de diablo al que los mineros hacen ofrendas para que les permita salir con vida de allí. Todo muy duro.

Si estás interesado en hacer una visita guiada te recomiendo esta:  Visita a las minas de Potosí.

Si tienes claustrofobia te recomiendo que no vayas 😉 A continuación te dejo unas fotos para que puedas imaginarte lo que encuentras allí:

Casa Nacional de Moneda:

La construcción actual es de finales del siglo XVIII, pero en Potosí se acuñaron monedas desde 1575. Hoy la Casa de la Moneda es museo y archivo histórico en donde conocer muchísimos detalles de los siglos de explotación de las minas de Potosí. La visita es muy recomendable para los amantes de la historia y los coleccionistas de monedas.

Patio interior de la Casa de la Moneda de Potosí

Convento e iglesia de San Francisco:

La iglesia más antigua de la ciudad, el convento se fundó en 1547.  Se puede hacer una visita por sus catacumbas, recorrer algunas galerías con ricas pinturas de destacados pintores coloniales, y lo que a mi más me gustó, acceder al mirador que hay en el tejado de la iglesia, desde donde hay unas fantásticas vistas de la ciudad y el imponente Cerro Rico.

Relieves decorativos en la fachada del convento de San Francisco
Interior del convento de San Francisco con bellas pinturas barrocas
Desde el tejado hay unas fantásticas vistas sobre Potosí

Plaza 10 de Noviembre:

Una de las ciudades más populares de la ciudad, rodeada de edificios monumentales, entre los que se encuentran la catedral de la ciudad, de estilo neoclásico, con una bonita iluminación nocturna.

Fachada de la Catedral

Iglesia de la Merced:

Solo por su espléndido artesonado mudejar, que se conserva en muy buen estado, merece la pena la visita.

El artesonado mudejar de la Merced es una auténtica joya

Iglesia de San Lorenzo de Carangas:

Su impresionante portada de estilo barroco-mestizo bien merece una visita.

Fachada de San Lorenzo de Carangas

Torre de la Compañía:

Una de las mayores joyas arquitectónicas de Potosí, su construcción da muestras de la riqueza e importancia de la ciudad, con un estilo decorativo barroco-mestizo muy ostentoso.

Torre de la Compañía

 

ROPA Y EQUIPO FOTOGRÁFICO RECOMENDADOS:

Es necesario llevar ropa de abrigo y también para la lluvia si vas entre noviembre y marzo. El calzado tiene que ser cómodo, ya que caminar por la ciudad no es fácil, con enormes cuestas que se endurecen por el mal de altura.

Para hacer buenas fotografías recomiendo un gran angular, pero también un teleobjetivo con más zoom si quieres sacar detalles de la rica decoración de sus monumentos barrocos. En las fachadas de algunos de estos monumentos puedes recrearte durante horas contemplando sus detalles.

 




ENLACES INTERESANTES:

Visita guiada por Potosí

Visita a las minas de Potosí

El Salar de Uyuni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *