FOTOGRAFIAR EL SALTO GOCTA

Parece increíble que las primeras personas en fotografiar el Salto Gocta lo hicieran en 2006. Hasta entonces era un lugar desconocido, casi secreto, debido a que los pobladores de la zona temían acudir hasta esta enorme cascada, ya que una leyenda que pasó de generación en generación contaba que una enorme serpiente custodiaba junto a una sirena un tesoro en las aguas de la catarata.

Gracias a esto, el lugar ha permanecido intacto para el turismo hasta hace aproximadamente 10 años, hasta que una expedición liderada por el alemán Stefan Ziemendorff descubrió el lugar, y fueron los primeros en documentar y fotografiar el salto Gotca. Tras las mediciones, comprobaron que tiene 771 metros de caída divididos en dos tramos.

 

Chachapoyas es una preciosa ciudad colonial muy cerca del Salto Gocta

CÓMO LLEGAR AL SALTO GOCTA:

El aeropuerto más cercano está en Chachapoyas, una preciosa ciudad colonial con atractivos edificios. Es un aeropuerto muy pequeño con escasa frecuencia de vuelos, actualmente con tan solo dos vuelos semanales desde Lima y desde Tarapoto.

Otra opción para llegar allí es por carretera. Un bus desde Lima vale 100 nuevos soles, y tarda cerca de 24 horas en un largo viaje para el que conviene armarse de paciencia. Este trayecto se puede realizar por tramos para que sea más llevadero, haciendo paradas en ciudades interesantes como Trujillo o Chiclayo.

Desde Chachapoyas al Salto Gocta es fácil llegar. En la plaza de armas hay varias agencias en las que puedes contratar un tour de un día. Se llega por carretera hasta el pequeño pueblo de Cocachimba, y desde allí hay que caminar 2 horas y media por un sendero en medio de la vegetación, en un agradable paseo que culmina a los pies del imponente Salto Gocta, también conocido como “La Chorrera”.

Si prefieres reservar la excursión con antelación desde Chachapoyas puedes hacerlo desde este enlace: Excursión a la catarata Gocta.

En ruta de camino al Salto Gocta

CUANDO IR AL SALTO GOCTA:

Para fotografiar el Salto Gocta con mucho caudal, conviene ir bien en época de lluvias, entre noviembre y abril, o justo después, sobre el mes de mayo. En realidad cualquier época es buena, y en esta zona las lluvias son frecuentes durante todo el año, pero con más caudal de agua el salto puede resultar más impresionante.

QUÉ VER Y QUE HACER EL EL SALTO GOCTA:

Llegar caminando a los pies del Salto Gocta es una gran experiencia. La caminata es casi de película, por un sendero en medio de la vegetación de la selva, en la que se puede disfrutar de la flora y fauna del lugar, que en esta zona es muy rica y diversa.

Conviene recordar que hasta hace poco tiempo este lugar era desconocido, y por ello hay que tener especial cuidado en no dejar basura ni molestar a los animales que habitan la zona si queremos seguir disfrutando de su presencia y no alterar el ecosistema.

Arturo Bullard, fotógrafo y viajero peruano, propone otra opción que puedes ver aquí, partiendo desde el pueblo de San Pablo para llegar caminando a la zona superior del salto de agua. Esta ruta tiene  de 17 kilómetros, y hay que estar en buena forma física.

BAJO EL SALTO GOCTA:

A los pies del salto hay una laguna, en la que según la leyenda habita la sirena rubia que hacía desaparecer a los hombres que visitaban el lugar. En realidad es un lugar maravilloso donde poder refrescarse del calor de la caminata y disfrutar boquiabierto de las dimensiones de la caída de agua.

En esta parte el agua llega prácticamente pulverizada, y aunque no te metas en la laguna es posible que te empapes si hay algo de aire. En las rocas del entorno es posible encontrar pequeños fósiles.

Proteger el equipo adecuadamente es indispensable para fotografiar el salto Gotca  , y cerca de la cascada protegerlo en la mochila para que no se moje. Lo más adecuado es alejarse un poco para hacer panorámicas del entorno.

Una zona fantástica para fotografiar el  Salto Gocta se encuentra en el camino de acceso, unos 500 metros antes de llegar al salto, con una panorámica realmente espectacular que da una idea de la grandeza del lugar.

El segundo tramo del salto es el mas largo, con una caída de 540 metros de altura.

ROPA Y EQUIPO FOTOGRÁFICO RECOMENDADOS:

Calzado cómodo y ropa fresca es lo más adecuado para hacer la caminata. El sendero está en buen estado, pero en época de lluvias puede haber zonas resbaladizas, y es mejor llevar botas de montaña para tener más agarre, y para evitar torceduras en los tobillos. El clima en la zona suele ser agradable, pero en época de lluvias llevar un chubasquero puede ser de utilidad.

También es importante llevar agua y algo de comida. Y protector solar y repelente de mosquitos también pueden ser de utilidad.

Sobre el equipo fotográfico, como casi siempre, yo optaría por llevar un objetivo versátil para no cargar mucho peso, pero si tu intención es fotografiar fauna, es indispensable llevar un teleobjetivo.

Se pueden encontrar especies muy difíciles de ver en otros lugares, incluso especies de animales que se creían extintos, como el mono choro cola amarilla. Es muy vistoso y espectacular el gallito de las rocas, un ave de intenso color rojo que se encuentra en peligro de extinción.

Hacer fotografías de larga exposición para hacer el efecto sedoso de la caída de agua es una tentación, pero hay que ir cargado con el trípode y el disparador remoto, y un filtro de densidad neutra (salvo que vayas al atardecer).

En la parte inferior se observa el sendero por donde camina una persona, dando una idea de la inmensidad del salto de agua

ENLACES INTERESANTES:

Información y datos sobre el Salto Gocta

Excursión a la catarata Gocta desde Chachapoyas

Preparar un viaje fotográfico a tu medida.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *